USO DE COOKIES

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia y nuestros servicios, así como mostrarle, desde nuestro sitio web o los de terceros, publicidad basada en el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Puede obtener más información en nuestra Política de Cookies.

ACEPTAR
Acceso Cursos Eficientes

Cómo utilizar eficazmente el programador de tareas

En nuestra oficina todos tenemos algunas tareas rutinarias, que realizamos con cierta frecuencia, dependiendo del tipo de trabajo que desempeñemos dicha tareas podrían consistir en: imprimir listados de artículos o facturas, comprobar los pagos de clientes, preparar el material para el transportista, realizar un arqueo de caja, etc.

En este artículo vamos a describir cómo utilizar eficazmente el programador de tareas de Windows (en este ejemplo, versión de Windows XP) para que nos genere unos avisos recordatorios de las mencionadas tareas.

Por ejemplo, si todos los lunes recibimos al transportista y debemos tener preparado cierto material para entregárselo, nos ocasionaría un gran trastorno no tener realizado este trabajo por un olvido. Por lo tanto, un ejemplo de cómo utilizar eficazmente el programador de tareas sería generando un aviso todos los lunes a una hora determinada.

Algunos usuarios usan la utilidad de “tareas” de Outlook para que le genere avisos recordatorios, pero tiene el grave inconveniente que necesita tener Outlook abierto para que podamos visualizar dichos avisos, a diferencia del programador de tareas de Windows

En la parte inferior disponéis de un tutorial en formato PDF.

26/05/13

Compartir

SÍGUENOS EN YOUTUBE!

No te imaginas el ahorro de tiempo que supone conocer pequeños trucos en nuestros programas ofimáticos.
Luis Alonso, Hablando de eficiencia
¿Consideras que no merece la pena invertir tiempo en ser más productivo?. Quizá cambies de opinión visionando 8 minutos del primer capítulo de la mítica serie Vicky el Vikingo titulado “La apuesta”. Ver el video
Luis Alonso, Hablando de productividad